Una mañana en el Cole

January 25th 2013

La vida es un todo, en la que no existen compartimentos estanco, formada por multitud de etapas de las que hay que intentar disfrutar a fondo.  Bien es cierto que en ocasiones, más de las que desearíamos, transitamos páramos y lugares espinosos en los que aprendemos, entre otras muchas cosas, a aprovechar más intensamente los buenos momentos.

Intentamos aprovechar cualquier  oportunidad de disfrutar  de esos buenos momentos que nos brinda nuestra “profesión”  y sobre todo  nuestra familia y amigos.  Los mayores disfrutes y alegrías nos  vienen, sin duda, de nuestra hija Sofía y de su entorno.

Dos veces en el curso, al menos,  vamos a realizar alguna actividad en  clase con los compañeros de Sofía,  siempre animados por el  excelente equipo de profesoras de infantil del Colegio Público Ramón de Campoamor de Navia(Conchita, Antonia, Almu, Mª Jesús y Remedios).   En  esta ocasión estuvimos haciendo un comedero para pájaros, con  una botella pequeña de agua y un palo de helado .

Aprovechamos la manualidad para contarles cosas acerca de las aves migratorias, sus hábitos, la proeza de su migración, la necesidad de conservar los humedales y de cuidar el medio ambiente.  Pero sobre todo intentamos despertarles el interés por mirar al cielo y animarlos a descubrir el maravilloso parque de atracciones que es la naturaleza.  Además de la manualidad del comedero,  llevamos unos prismáticos y los niños estuvieron mirando con ellos por la ventana,  intentando  localizar los comederos que habíamos instalado  en los árboles del patio. Para muchos de ellos fue una nueva experiencia que a juzgar por sus comentarios, o por la ausencia de ellos,  les impacto más de lo que nosotros esperábamos.  Al otro lado de la ventana había un sorprendente paisaje en el que no se habían fijado.

La alegría, las ganas de vivir que trasmiten los niños junto con el sentido común, el buen hacer y sobre todo el cariño que pone todo el profesorado y la dirección del centro hacen que salgas del Colegio cargado de energía positiva, reconciliado con el mundo y con muchas esperanzas en el futuro.

OPINIONES DE NUESTROS CLIENTES

  • Lo mejor que se puede decir de un alojamiento es que produce verdadera pena el abandonarlo. Y eso es lo que nos ha pasado a nosotros. Aparte de todas sus ventajas (un entorno agradabilísimo, unas instalaciones estupendas y un extraordinario trato al cliente) se hace imprescindible resaltar la figura de Alberto, que, junto a su familia, y con su trato, hace que te sientas como si estuvieras en tu casa y nunca como un cliente, sino como amigo de toda la vida. Alberto, gracias por todo. Y ya sabes: volveremos.

    ANGEL RODRIGUEZ, 2013

  • Estamos muy contentos de los días que hemos estado con Alberto y su familia en suquin . Los desayunos y sus cenas sanas y caseras. Para conocer la zona occidental de asturias Vale la pena

    AMPARO GIL , 2014

  • La estancia aquí nos ha encantado. El trato de Alberto es excepcional, da gusto encontrarse con gente tan amable y atenta. Recomendamos el desayuno , las vistas , la sensación de estar en casa y sobre todo sus habitaciones con la mitología asturiana (Trasgu se porto bien jeje). Por cierto no olvidéis probar su mermelada de arándanos. Para repetir sin duda. Volveremos. Dany y Maite.

    DANIEL DIAZ , 2014