Ver pájaros desde la ventana de una Casa Rural en Asturias

January 20th 2013

Asomarse a la ventana de un hotel  o casa rural en Asturias  es una invitación a disfrutar de la naturaleza .  Pararse con detenimiento, relajadamente, a  ver  y escuchar los pájaros, enriquece sustancialmente el disfrute de nuestra estancia en esta tierra.

Cuando hablamos de  pájaros nos referimos a aves de pequeño tamaño , en su mayor parte  pequeños paseriformes. Estas pequeñas aves  son muy inquietas y aunque no resulta difícil verlas, no es tarea fácil  contemplarlas con detalle. El inquieto e inconfundible petirrojo es muy frecuente encontrarlo picoteando alrededor de hortensias o arbustos  y por los bordes del jardín.  En ocasiones se acerca al porche a posarse sobre las bases de los pilares de madera, da gusto verlo sacando su anaranjado pecho.

Los  bandos de jilgueros, con su característica máscara facial de color rojo, debemos de buscarlos por los frutales de nuestra huerta y sobre todo estar atentos a las flores del diente de león por la que siente gran atracción.

Negros con su pico anaranjado los mirlos siempre están picoteando por el prado, alrededor de los manzanos y cerezos. Cuando son sorprendidos levantan un rápido vuelo acompañado de su característico canto.  Sentarse a escuchar su melodioso canto mientras anochece  es otra de las delicias que nos regala la naturaleza de Asturias.

Las lavanderas, o María Garcías como las llamamos aquí, son muy frecuentes durante el otoño invierno y acostumbran a estar por el camino y el aparcamiento próximo al hotel.  Su singular e incesante movimiento de cola junto con su  plumaje gris y blanco la hace inconfundible.

Tenemos un visitante que es el colirrojo tizón que acostumbra a posarse en las barandillas de las terrazas y en las soleras de las ventanas.  Es precioso verlo con su anaranjada cola y su cuerpo bicolor, negro intenso y gris.

Un día, sin darnos demasiada cuenta,  la primavera hará su aparición y nuevas especies ocuparan la ausencia de los invernantes.  De estos  inquilinos estivales os contaremos cosas  cuando aparezcan,  ahora disfrutemos nuestros acompañantes  otoño invernales.

¡¡Estamos a pájaros!!

OPINIONES DE NUESTROS CLIENTES

  • Lo mejor que se puede decir de un alojamiento es que produce verdadera pena el abandonarlo. Y eso es lo que nos ha pasado a nosotros. Aparte de todas sus ventajas (un entorno agradabilísimo, unas instalaciones estupendas y un extraordinario trato al cliente) se hace imprescindible resaltar la figura de Alberto, que, junto a su familia, y con su trato, hace que te sientas como si estuvieras en tu casa y nunca como un cliente, sino como amigo de toda la vida. Alberto, gracias por todo. Y ya sabes: volveremos.

    ANGEL RODRIGUEZ, 2013

  • Estamos muy contentos de los días que hemos estado con Alberto y su familia en suquin . Los desayunos y sus cenas sanas y caseras. Para conocer la zona occidental de asturias Vale la pena

    AMPARO GIL , 2014

  • La estancia aquí nos ha encantado. El trato de Alberto es excepcional, da gusto encontrarse con gente tan amable y atenta. Recomendamos el desayuno , las vistas , la sensación de estar en casa y sobre todo sus habitaciones con la mitología asturiana (Trasgu se porto bien jeje). Por cierto no olvidéis probar su mermelada de arándanos. Para repetir sin duda. Volveremos. Dany y Maite.

    DANIEL DIAZ , 2014